Consejos para una espalda sana

Los dolores de espalda aparece muchas veces, como el resultado de una falta de equilibrio y coordinación entre la fuerza y la flexibilidad por los músculos de la parte dorsal del tronco y por la parte anterior, abdominal, cuando se levanta un peso o de tratar de sostener una posición incorrecta o como consecuencia de una sobrecarga de tipo mecánico, como por ejemplo:

Falta de movimiento que conlleva a una debilidad muscular.

Sostener posturas que no son correctas y hacer movimientos unilaterales  como dormir mal, sentarse en forma incorrectamente, usar siempre los mismos grupos musculares.

Movimientos equivocados que precisan de un esfuerzo excesivo, como el calzado inadecuado, posturas inadecuadas como planchar, ponerse en punta de pie para alcanzar un objeto.

Los trastornos psicosomáticos, los esfuerzos psíquicos y el estrés hacen que la espalda se contraiga.

Para poder prevenir estas molestias será muy importante ejercitar en forma regular  a los músculos de la columna y del dorso, porque su función principal es la de sostener una correcta posición corporal y participar  en forma activa en el control de los movimientos.

Como consecuencia de las características de este clase de movimientos surgen la lumbalgia,  las molestias de los músculos relacionados con la columna vertebral y aparecen más frecuentemente en las personas con sobrepeso o en baja forma física.

En los ejercicios de estiramiento, se logra mejorar directamente el funcionamiento del sistema músculo-esquelético del organismo, también previene los dolores de espalda, los ejercicios suaves de estiramiento alivian los músculos, tendones y articulaciones.

La mayor parte de los dolores de espalda es consecuencia de la acción desequilibrada de los músculos sobre el tronco, la cabeza, los hombros, la pelvis y los muslos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *